¿Por qué instalar cámaras de vigilancia en centros educativos?

Con el fin de evitar actos de acoso, ciberacoso, el uso de la violencia, abusos sexuales, bullying, acciones vandálicas, robos, coacción y cualquier tipo de acciones que atentan a la seguridad de las personas, la Agencia Española de Protección de Datos – AEPD autoriza la instalación de cámaras de vigilancia en centros educativos y escolares. Con las limitaciones y restricciones que en los casos específicos se utilizan los sistemas de videovigilancia.

Con la vuelta al cole nos damos cuenta que hay cámaras de vigilancia vigilando la seguridad de nuestros/as hijos/as. Como bien sabemos, desde el 25 de mayo de 2018, ya es aplicable el Reglamento General de Protección de Datos RGPD, el cual adopta una serie de medidas más restrictivas aptas a la protección de la esfera individual de cada persona. La guía de la AEPD específica de forma sintética su uso en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana. Basándose sobre tres pilares: los principios de legitimidad, proporcionalidad y el de minimización de datos.

El principio de legitimidad, como la misma palabra afirma, legitima la utilización de los sistemas de videovigilancia con el fin de garantizar la seguridad y la protección de personas, bienes e instalaciones.

Por otro lado, el principio de proporcionalidad, pone límites a la utilización de dichas grabaciones, que no rebase el fin específico establecido por ley, dado que la instalación de sistemas de videovigilancia permitirá el tratamiento de las imágenes, solamente para el fin que ha autorizado su instalación. Qué es la protección de personas, bienes e instalaciones. Sin embargo, estos sistemas de seguridad no podrán invadir la esfera privada de la persona y serán instalado en lugares públicos como centros comerciales e instituciones financieras, etc. Pero nunca en espacios relativos a la esfera privada e intimidad de cada persona, y está prohibido su uso desproporcionado como en vestuarios, taquillas, áreas de descanso…

Por último, hay que añadir el principio de minimización de datos, lo qué implica que el tratamiento de los datos personales sea adecuado, pertinente y limitado al fin que ha autorizado su instalación.

Una vez que conocemos de forma general, las líneas bases que rigen el nuevo Reglamento General de Protección de datos, tenemos que preguntarnos:

¿Por qué y para qué instalar cámaras de vigilancia en centro educativos?

Antes de aplicar el nuevo Reglamento sobre Protección de Datos en los Centros Escolares, tratándose de menores hay que tomar una especial cautela. Dado que vamos a tomar en consideración escuelas primarias, secundarias…, guarderías, centros lúdicos, etc. La AEDP pone ciertos limites para que le fin legitimo de instalación de los sistemas de videovigilancia sea proporcional a la utilización de las grabaciones:

  • Las cámaras podrán ser situada solamente en espacios públicos como pasillos y zonas de accesos.
  • Nunca se podrán instalar en lugares que invaden el espacio intimo de las personas, como vestuarios, baños, etc. Ni en aquellos espacios que pueden afectar a la imagen y a la reputación de la persona, por ejemplo, en gimnasios.
  • El control escolar viene considerado solo en casos excepcionales.
  • Se pueden instalar las cámaras de vigilancia en comedores y en espacios de recreo para garantizar la protección del menor, siendo una medida añadida al control presencial efectuado por adultos.
  • Por último, la AEPD considera desproporcionado la utilización de cámaras en las aulas para controlar el desarrollo de pruebas y exámenes.

Como podemos ver la AEPD indica la adopción de medidas preventivas para la utilización de cámaras de seguridad en centro educativos sea limitado y proporcional con el fin establecido que sea de proteger sea a nivel físico que mental, la seguridad de los/las estudiantes.

¿Por qué sentimos la necesidad de tener un control más exhaustivo sobre los alumnos, los profesores y los trabajadores de los centros escolares?

Ahora que hemos establecido el “para qué” se instalan los sistemas de videovigilancia en centro escolares. Vamos a detallar el “por qué” se ha llegado al querer utilizar esas medidas. Muchos de nosotros/as podríamos pensar: “¿Pero, no es tarea de los profesores vigilar y mantener el orden en clase?”; ¿De verdad hace falta grabarlos?; ¿Y si se extravían las grabaciones y las utilizan por fines fraudulentos?; ¿Puedo acceder a estas imágenes? Los/las mismos/as profesores/as estarán pensando: “¿Entonces, con las cámaras en las aulas, estarán controlándome en todo momento?”

Muchas más preguntas podrán surgir a la hora de adoptar una medida tan drásticas en lugares tan “delicados”, como los centros escolares. Antes de todo, hay que recordar algunas reglas fundamentales e imprescindible que se tienen que aplicar a la hora de instalar un sistema de videovigilancia:

  • Las cámaras de seguridad graban de forma ininterrumpida las 24 horas, los 365 días.
  • Las grabaciones tienen una duración de 30 días, pasado este periodo de tiempo el disco duro se resetea y se reescriben las imágenes.
  • Las grabaciones son solo de video, no de audio. Para grabar el audio hay que pedir unos permisos especiales.
  • El grabador con su relativo disco duro, por ley tiene que estar localizado en un sitio seguro y el acceso a las imágenes y a la manipulación del mismo (como de las imágenes), tiene que ser efectuados solo por las personas designadas a dicho fin. Estando prohibido cualquier utilización del grabador (y acceso a las imágenes) por personas no autorizadas.
  • Hay que informar sobre la presencia de cámaras de seguridad, a través de específicos carteles informativo.
  • La instalación de las cámaras de vigilancia tiene que ser efectuada por técnico especializados.

Respetando estas reglas establecidas por la AEPD, podemos responder a muchas de las preguntas y preocupaciones que la adopción de estas medidas de seguridad implica, evitando así que las imágenes y su utilización se haga de forma fraudulenta por personas no autorizadas.

¿Por qué hemos llegado al punto de instalar cámaras de videovigilancia en centro escolares?

Seguramente la revolución tecnológica, la utilización masiva de Smartphones, y la difusión de contenido digital, muchas veces no autorizado, en las redes sociales ha amplificado la aparición de casos de acoso y ciberacoso, abuso, bullying y violencia dentro y fuera de los centros escolares. Casos que tienen consecuencias, no solamente físicas sino también psicológicas en las personas afectadas. En estos casos las medidas útiles para contrarrestar estos fenómenos tendrán que adaptarse y actualizarse a la revolución digital del nuestro milenio.

Hablando de números según la Agencia Europa Press y como se puede ver en los gráficos a continuación, los casos de acoso escolar han aumentado considerablemente en los últimos años. Se han registrado más de 1.000 casos denunciado en 2017. El colectivo más afectado son los adolescentes que van de los 12 a los 14 años. Siendo Madrid a la cabeza de las provincias más afectadas, con 170 casos, seguida respectivamente por las Palmas de Gran Canaria, 78 casos y Alicante con 63 casos.

Estos datos claramente muestran la necesidad de implementar medidas más efectivas y preventivas apta a la reducción de los casos de acoso escolar y así garantizar, de forma efectiva y disuasoria, la protección y la seguridad de las personas en los centros escolares.

Los sistemas de videovigilancia son una perfecta herramienta de disuasión ante posibles actos que atentan el buen convivir entre las personas, permitiendo la visualización en vivo y en remoto de las imágenes retrasmitidas por las cámaras de vigilancia, las 24horas, los 365 días, estés donde estés.

Leer más…

¿Por qué instalar cámaras de vigilancia en centros educativos?-Blog de Seguridad.

¡Compartelo!
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *